La pachanga de fútbol con amigos evoluciona al fútbol burbuja

El clásico partido de fútbol que se organiza para despedidas de solteros, salidas al campo o comidas de compañeros de estudios es uno de esos imprescindibles que no pueden faltar nunca. Aunque es verdad que más de uno está un poco cansado de hacer lo mismo de siempre. Además, con el paso de los años, los cuerpos no están como antes, y el cansancio o las lesiones son más frecuentes. Y a ver quién es el valiente que le explica al jefe el lunes que esta semana no podrá trabajar porque el domingo estuvo jugando al fútbol y se ha roto el tobillo. Hay quien empieza a dejar de ir, pone excusas o directamente dice que las pachangas son para los jóvenes, así en plan abuelo cebolleta.

  • Fútbol burbuja, para todas las edades

El fútbol burbuja es la mejor alternativa a las pachangas por varias razones. La primera es que no hace falta ser un chaval para jugar sin peligro, porque lo de menos es correr y marcar goles. Lo que importa es pasarlo bien, y esta es una actividad que lo garantiza.

El fútbol burbuja tiene muchos puntos en común con los partidillos de aficionados que se organizaban antes. De hecho, se puede decir que son la evolución natural de estos. Un grupo de amiguetes forma dos equipos, se prepara para jugar y cada uno intenta meter más goles que los otros. Al final del partido, todo el mundo se lo ha pasado en grande y tan amigos. Te vas a tomar unas cervezas y unas tapas después de una ducha, comentas los mejores momentos del partido y te ríes de los que han perdido, o aguantas el tirón si es tu equipo el que lo ha hecho. En realidad es casi lo mismo, pero mucho más emocionante.

La principal diferencia entre la pachanguita típica y el fútbol burbuja es que no hay peligro de lesionarse. Las burbujas sirven como protección y por muchos empujones, vueltas o caídas, nadie se va a romper nada que no sea reparable, como el ego. Mañana podrás ir a trabajar como siempre. Con unas cuantas agujetas, eso sí. Pero sin peligros para tu integridad física.

Además, no importa si te gusta el fútbol o vas a jugar porque te sientes obligado. Con el fútbol burbuja el concepto de deporte es tan distinto que cualquier parecido con el fútbol tal y como se conoce, es pura coincidencia.

  • El partido de siempre para las fiestas

El fútbol burbuja entra en las ideas para cumpleaños más originales. Esas que todo el mundo busca para darle un toque diferente a la fiesta. Porque tienes que reconocer que 30 años jugando el mismo partido, con la misma gente y en el mismo sitio, aburrir, lo que se dice aburrir, aburre bastante. Un partido en burbujas le da un nuevo enfoque a la celebración, además de que puede jugar hasta el abuelo. O los renacuajos que están siempre pidiendo que los dejéis jugar, pero que las madres (siempre son las madres) dicen que ni hablar, porque les vais a hacer daño. Metidos en burbujas, así como si estuvieran envueltos para regalo, no tienen más problema que el de rodar por el suelo y dar más vueltas que una peonza. Luego seguro que se quejará de que no deja de estar tirado por el suelo, pero ese es otro tema que se puede abordar más adelante.

Y quien dice cumpleaños, dice muchas otras celebraciones familiares o de amigos. La despedida de soltero de alguno, la de casados, que también se celebra ya y que se puede animar con un partido entre los colegas de siempre. Ese amigo de toda la vida que se va a vivir a otro sitio y que se merece una última farra como es debido o cualquier otra cosa que se te pase por la cabeza. El fútbol burbuja sirve para todo esto y para mucho más.

  • Renovarse o morir

Como se suele decir, los tiempos cambian. Por eso, es normal que la clásica pachanga de fútbol con amigos ya no sea igual que siempre. Hay que buscar nuevas formas de animar la fiesta, evitar que los que se quejan de que siempre hacemos lo mismo tengan razón y que todo el mundo siga con las ganas de reunirse cuando alguien dice eso de: “¿Qué? ¿Hace un partidillo?”.

Si quieres darle un aire diferente a las partidas originales de fútbol con amigos, el fútbol burbuja es la mejor propuesta que puedes encontrar. Si ya has jugado, seguro que estás de acuerdo con nosotros. Y si todavía no lo has hecho, comprendemos que aún estés dudando, porque solo un membrillo que no haya jugado un partido puede plantearse que es más divertido un partido normal que uno en el que todos los amigos estén metidos en burbujas divirtiéndose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR